Páginas vistas en total

miércoles, 28 de diciembre de 2011

POEMA COMUNITARIO IV

Vida y obra de las sardinas

Las sardinas plateadas hablan,
en un estuche he guardado un ojo,
una bayeta amarilla, un limpiacristales,
llegó el solsticio de verano.

Conocí las rutas básicas,
la imponderable fuerza marina,
los adornos sobre la fruta,
el cristal malva de la risa.

Conocí también tristezas espontaneas
escondidas entre una lata de atún
celosas estan las risas contemporaneas
que suavizan su enojo con algo de betún.

A la diestra de un sucio contenedor
vi una silla destartalada, sola,vieja
como mi alma. En una ruidosa fiesta
la dejé. Feliz en su nuevo recibidor.

Nuevos lugares aguardan
no conocí paisajes distintos
mi alma ansiosa de vida
se fue a la fiesta con la silla.

Los cuchillos muerden el polvo
en el bulevar de las pasiones
donde las ratas dan de beber
aguardiante a las mariposas
hartas de ver mar tan solas

De esa soledad broto la nostalgia
que archivaba un dolor en bruto
su pesar se volvió una lumbalgia
que muto su vitalidad en absoluto.

no callan las sardinas
viajan en busca de la risa
tristes sillas antiguas, hogar
harta y sola en busca del mar
la nostalgia embriagada halló un camino.

En el camino encontró la sardina
la sabiduría de aceptar su destino
en un feretro bañada en tomate
el pescador le gano un combate
entre la ruecas de un molino
sus huesos yaceran en alba harina





Coautores:
Héctor Cavazos
Raquel Monzo
Ángel Rodríguez
Luis Salares
Julio Sánchez

lunes, 26 de diciembre de 2011

TENGO MI ARMA CARGADA DE PALABRAS HASTA LAS CEJAS

Tengo mi arma cargada de palabras hasta las cejas
indignadas de estar amartilladas en el silencio
quiero ser un pistolero de tiro limpio,
cagarme en todos nuestros muertos
y cambiar el mundo como se debe cambiar
cuando los hombres actúan y no hablan:
matar el hambre a tiros
o pegarse un tiro en los puñeteros cojones
porque hasta para eunuco hay que ser más que nadie.

Pero no soy un pistolero, ni un poeta,
soy un puto hombre sin salvavidas
en un océano de espinas resabiadas
por eso os digo, amigos y amigas,
que por un verso doy mi espada
que por una estrofa doy mi daga
que por un poema doy mi armadura
que desnudo abro muros con mi piel
si alguien enseña un nuevo camino..
no a mí..sino a mis hijos...
que yo les inculcaré a caminar erguidos
sea la senda que sea que tomen,
cargados de razones y corazones
para que ningún revolucionario
de pacotilla o de alma
les diga como deben pisar la tierra,
sembrar o arrancar malas hierbas,
si algún día tienen la suerte de
poder luchar por otro mundo
que no les de la espalda.

jueves, 22 de diciembre de 2011

POEMA COMUNITARIO III

Impresiones atropelladas de declaraciones incumplidas.

No quiero declarar para no ser perjuro
como tanto mandamás que miente.

Derecho a pensar distinto,
derecho al análisis propio e irreverente
derecho a ser escuchado, no desisto.

Derecho a sentirnos representados y no como hasta ahora obviados,
derecho a no ser tutelado por ningún Estado
derecho a no ser por ningún poder adoctrinado.

Derecho a reclamar airadamente

la ineptitud del gobierno presente
derecho a alzar mi voz en protesta

y que mi espíritu no sienta el miedo
Derecho a no sufrir represalias funestas
ni a probar de mi sangre su sabor acedo.

Derecho a vivir
a crear en libertad
de la expresión de la palabra,
que es nuestra alma

Derecho a conocer por siempre la verdad
sin importar que secuestre nuestra alma
y herida de muerte renuncie a su eternidad.

Leyes sin alma declaran en vano
lo que no cumplen año tras año.
Yo denuncio las inútiles manos,
hacen de la declaración un engaño.

Derecho a ser lo que somos,
derecho a ser lo que seremos,
derecho natural, universal
radiante, luminoso, plural,
derecho a la paz y al amor.

Derecho a la palabra torcida
Derecho a la voz arabesca
Derecho a la canción enmudecida
Derecho al grito mayúsculo...

Todos los derechos en cada alma
Todas las almas en cada derecho.
No dejemos que un juicio estrecho
robe la justicia que el bien reclama.

Que nuestra palabra estalle estentórea
alentando al débil su derecho a exigir
el respaldo de la legislación incorpórea
que reivindique el derecho a coexistir.


Raquel Monzó
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Rocío Ledesma Cobelo
Luis Salares
Julio Sánchez
Ángel Rodríguez Fernández

martes, 20 de diciembre de 2011

FUGITIVO I


Tiemblo, acurrucado en el asiento del salón.
Solo, embozado en la penumbra, sollozo.
Fugitivo,
la ley olfatea el rastro de mi nombre.
Cerca, cerca ladran sus perros.
Los huelo.

Un delito. Me persiguen. Es la ley.
Escupí sobre un bono del Estado.
Ultraje a la bandera.
La bolsa clama castigo. Espíritu de la ley.

No hay soldados.
El pueblo es ejército y verdugo.
Cada ciudadano, una acción.
Cada acción ,un ciudadano.
Igualdad bursátil.

La patria se vende, a cachitos, pero no se la escupe.
Internacionalismo financiero.
¡Especuladores de todo el mundo, uníos!.

Cadenas para el traidor, es la sentencia.
Sedientos de papel,
la mesnada ciega escudriña cada aliento.

No hay lugar para los descreídos y los necios.
La felicidad se paga, la muerte cobra peaje.
Sólo queda un camino:
Vender, comprar y callar.

MUNDO FELIZ

martes, 13 de diciembre de 2011

POEMA COMUNTARIO II

Silencio, vergüenza, dolor y acción.

Silencio ante la vergüenza
vergüenza ante el silencio
la palabra desvergonzada
el alma silenciada.

El dolor en tu rostro virginal,
auspiciado por el miedo atroz,
ha dejado una herida sin igual,
causada por un ente feroz.

¿Qué diferencia entre verdugo
y víctima? Entre sus manos el yugo,
en los ojos, vida truncada.
En su gesto el alma secuestrada.

¿Quién puso a tus lomos,
esa desproporcionada carga?
¿Quién hizo cuchillos romos,
y en tu cuello los descarga?

¡Oh mujer!, madre, sanadora,
valiente, sensible, concilliadora.
perros en las entrañas hierven,
nudos en los corazones duermen.

Más no estárá dormido el sueño,
ni la esperanza de tener justicia,
no habrá un hombre sea dueño´
por más que intente de tu caricia.

Por el camino del camposanto
van vuestros nombres mancillados
plañideras roban vuestros apellidos
queda la soledad de la tierra magullada
por vuestra carne reventada.

Mujer tu espíritu nunca será olvidado,
tu llanto será portavoz de una lucha,
una que castigará tu aliento robado,
vengada por el mundo que te escucha.

Autores:
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Luis Salares
Raquel Monzó
Ángel Rodríguez Fernández
Julio Sánchez

POEMA COMUNITARIO I

Equipaje para empezar un poema

Deshechas las presentaciones, empecemos
con las divagaciones y engendremos
los caminos por donde navegan los sueños,
por donde transcurren las utopías
por donde encuentran calma los anhelos,
recogiendo los versos malheridos
por una turba de puñales soñolientos
recopilándolos uno a uno
atesorándolos de nuevo
plasmando en papel algún suspiro oportuno
salido de la esencia del medievo.

Atraviesa los siglos y recopila los miedos
para hacer de todos semilla generosa..
ríndete al presente inasible,y libertario,
abre los pétalos de la rosa rosa......
No dejes nada escrito en los muros
que rezuman patria, honor y gloria.
Deja que la voluntad del pensamiento maduro
recorra impoluto los anales de nuestra historia
incitando siempre al espíritu a tomar la victoria
sin importar si el tiempo se torna obscuro.

Es el mundo nuestra urgencia, nuestra casa,
nuestra entrega, empuñemos el presente
con la fuerza y con la gente
todos juntos o uno a uno
intentemos imposibles.

De nuestros abuelos aprendimos
que las utopías son posibles
que la búsqueda de lo posible
nos enferma. Nos rendimos...
Jamás, nunca verán caer esta fuerza voluntariosa
que incita a la mente escribir contra la avaricia
seguros estén que el alma actuará laboriosa
para con sus letras combatir la injusticia.

Soy carne del tiempo, semilla del olvido,
y en silencio combato ese sino,
pero no os equivoquéis, porque si me dais
vuestras palabras, vuestros versos, vuestro futuro
enfilaremos como un solo grito
la senda que nos conduzca a nuestro destino.

Autores:
Julio Sánchez

sábado, 10 de diciembre de 2011

LA CUCARACHA PIDIÓ PASO AL HURÓN

La cucaracha pidió paso al hurón como piden paso las cucarachas. Crujiendo las suelas de los zapatos. He quedado a comer con mis miedos y han huido los cobardes cuando ha llegado la hora de pagar. Locura de mundo, vaivenes de la historia, estupideces y más estupideces ¿Qué coño hago aquí, en el puto centro de nada? Mira cabrón, primero la a y después la b, ¿por qué? Porque es así el analfabeto ¿por qué? Porque me sale de los cojones. Como mucho te saldrá la c. Veo que lo has entendido, imbécil, después de la b va la c, alfabeto que eres un alfabeto. La muchachada juega al pilla pilla. La adultada al pillaje. He sentido a dios, balbucea el demente. Yo le he pedido pasta y me ha mandado al limbo, brama el inconsciente. La locomotora del adiós sigue su viaje imparable. Nos persigue la muy puta todos los días. No se cansa, la jodida. Hasta que te coja. Da igual. Seguirá su viaje a por otro gilipollas. Mamá, mamá, palabra sobrevalorada en los primeros años de tu vida. Infravalorada en los restantes. Papá, papá…anda que os follen a todos. La cisterna de mis intestinos no funciona. Cago penas. ¡Huy, perdona, me he equivocado, esta es la puerta de salida, quién quiere salir de esta ratonera! Este escritor de tres al cuarto.

viernes, 2 de diciembre de 2011

FUGITIVO


Desnudan a su vida.
Apaleada, violada, abandonada
en un osario de vanas palabras,
En el camposanto de los literatos.

Cuerpo exhausto, aterido, desolado...
Las huestes del Poder Blanco
festejan la victoria de su amo.

Fugitivo ejecutado.
Telegrama a la familia.
Siempre la familia. ¿Qué queda de ella?
Triunfa la Justicia. Una vez más.

Cadáver mediocre. Insulsa víctima.
No es un ángel desmembrado por la codicia.
Ellos, mueren a miles cada día.
Y cada estertor de sus moribundas almas
es patrocinado por cándidas sonrisas.

Él escupió sobre un bono del Estado.
Expectorar indignación, es herejía.
No hay salvación.
La bolsa cierra, de nuevo, con ganancias.
Una buena noticia para este

MUNDO FELIZ

martes, 29 de noviembre de 2011

SI TE DICEN QUE FUI YO, ES VERDAD


Si te dicen que fui yo, es verdad
No negaré mi culpa
Diez mil días tuve para decir basta
Pero me contenté con el verso capado
Y ese infierno que tanto nos pesa.

Si te dicen que fui yo, es verdad
Ahora que la pobreza me parte la cara
En las esquinas mugrientas de mis deseos
Tengo tentaciones de derribar un muro
Para soñar que el muro no me detuvo.

Si te dicen que fui yo, es verdad
Porque los silencios son sordos
En las trastiendas de los perdedores
No hay peor derrota que el mundo
Descreído vencido por la vergüenza.

Si te dicen que fui yo, es verdad
Que más dan las palabras los himnos
Los reproches las consignas el poema
Si hay tanta inmundicia adormecida
En los ropajes que llevas.

Si te dicen que fui yo, es verdad
Mariposas en el asfalto tocan
La sinfonía del tiempo ya perdido
Por eso el viento ha dejado de ser viento
Para ser trovador de nuestros pecados.

Si te dicen que fui yo, es verdad
Mis hijos ya me miran de soslayo
Los perros ladran a mi paso
Trato de saltar la tapia de mi conciencia
Para no saltarme los sesos de tanta inocencia.

Si te dicen que fui yo, es verdad.

La puta mentira es decir lo contrario.

viernes, 25 de noviembre de 2011

JINETES PARA UN NUEVO MILENIO


Cabalgan sobre niños hambrientos,
potros que nunca alcanzarán el primer bocado,
espuelas castigan vientres henchidos
de terror, tristeza y un inmenso vacío.

Quijadas doloridas por bridas desaforadas,
diestras manos para un galope infernal,
nunca jinetes tuvieron tan caballada desvalida.
   
   UNA VERDADERA CANALLADA.

Polvareda en el horizonte, lejos,
en esa línea de penumbra
donde la conciencia es funámbula,
el tropel desaparece. SILENCIO.

La Tierra gira, elíptica,
epiléptica, magullada por
pezuñas ulcerosas.
Estribos golpean las ancas del corazón.

Alfalfa para tusones de mirada huidiza.
Los caballeros cantan, beben y fornican.

EL ESPECTADOR COME PALOMITA DE MAÍZ.

Ocaso hermoso, crines lacios, hocicos que olfatean
efluvios de una planicie de colores opacos.
Descansan todos, paz ANRETE.

Alba que desvela a las heridas abiertas,
gritos, órdenes, relinchos atemorizados,
una nueva jornada, un astro que despunta.

Mascullan baladas de hombres solitarios
los jinetes en sus cabalgaduras,
la fusta encharca dominios de dolor,
sal para cicatrizar la sangre negra.


Atraviesan pueblos. La multitud pasea
en las calles ajena a ese jinetear de trote cansino,
con cabriolas, cambiadas y caracoleos.
Ca, CACOFONÍA. Ca, ca.
Verdadera caca de demostración equina.

La doma es aburrida, tediosa, mustia,
los potros no son bravos, ni resistentes para alomar,
domesticados, se les monta en paseos crepusculares.

Silla bastarda es la montura que los adorna,
cuero pútrido, los correajes que los cubre;
guarniciones heredadas de jamelgos y pencos,
devorados por la marabunta multimedia.

Nunca habrá premio para estos potrillos,
siempre niños eternos, desposeídos
de dientes de leche para mudar.

CASTIGO DIVINO.

Cabalgan sobre niños hambrientos,
potros que nunca alcanzarán el primer bocado,
espuelas castigan vientres henchidos
de terror, tristeza y un inmenso vacío.

viernes, 18 de noviembre de 2011

ABRO GRIETAS


La verdad es que 
grietas 
no faltan
(Mario Benedetti)


¡Poeta! exclama el minero ¿Qué te diferencia de mí?
¡Poeta! reclama el panadero ¿Qué te hace distinto a mí?
¡Poeta! grita el obrero ¿Qué te distingue de mí?
¡Poeta! brama el marinero ¿Qué te hace descollar frente a mí?

La palabra, dije.

Es que estoy mudo debajo del mundo, recrimina el minero.
Es que estoy en silencio entre los fogones, protesta el panadero.
Es que estoy callado ante los patrones, reta el obrero.
Es que estoy enmudecido por los vientos, censura el marinero.

Entonces, la imaginación, contesté.

Es que no tengo sueños entre las penumbras, replica el minero.
Es que carezco de fantasías con los rodillos, asevera el panadero.
Es que no poseo proyectos en mis bolsillos, rebate el obrero.
Es que no percibo visiones desde las amuras, clama el marinero.

Entonces, la sensibilidad, respondí.

Es que horado sin emociones desde las galerías, exhorta el minero.
Es que amaso sin espiritualidad mi obra, interpela el panadero.
Es que camino sin ideales en mis botas, advierte el obrero.
Es que navego sin generosidad en mis travesías, incide el marinero.






Entonces, la grieta, decidí.

¿La grieta? Preguntaron al unísono.

Sí, la grieta me hace poeta más que hombre.

Agrieto la palabra, la imaginación, la sensibilidad
Para  tambalear el pensamiento que nos domina.

Ni mudo, ni en silencio, callado o enmudecido,
Os ofrezco las grietas de mis versos como asideros
De vuestros  sueños, fantasías, proyectos o visiones
Porque vosotros sois el poema que siempre hace falta
De emociones, espiritualidad, ideales o generosidad
Para despertar de nuevo los adormecidos corazones.

jueves, 17 de noviembre de 2011

VEINTE GEMIDOS PROVERBIALES




I

Una mano invisible
ahuyenta el viento frígido
que agrieta las sábanas
del placer dormido.

II

Un beso supo a beso.
Un roce supo a roce.
Una caricia supo a caricia.
Un beso que se da con el roce de una caricia
ni es beso, ni es roce, ni es caricia,
es el silbo de un orgasmo a la vista.

III

Las vi sedientas desde la atalaya
catódica de mi salón,
sumergidas sus cabezas en una fuente
tórrida de deseo.
No pude más que soñar convertirme
en agua y saciar
aquella apasionada y loca  sed.

IV

Tuve de rodillas a una reina,
a una sirvienta, a una maestra,
a una joven, a una abuela encantadora.
Las tuve a todas
como si fueran sola una única boca.
V

Humillado
besé la fusta
cimbreada por el dolor.
Ella me arrastraba al tormento.
Ladridos de perro
se oyeron en las alcantarillas
del sexo sojuzgado.

VI

Un hombre satisface a dos mujeres
con dificultad y esmero.
Una mujer satisface a dos hombres
con naturalidad y decoro.
Dos hombres satisfacen a una mujer
con desafuero y alboroto.
Dos mujeres satisfacen a un hombre
con paciencia y cuidado.
¡Dame cualquier oportunidad
y os enseñaré esta gran verdad!.

VII

Mírala a los ojos
cuando sea tuya,
verás las cadenas
de tu lujuria en galeras.

VIII

Brincar de cama en cama
permite no cambiar nunca de sábanas.
Queda tu olor prensado en la almohada
como una fragancia fácil de olvidar.

IX

Rompí el espejo
de mi salvaje conquista
que imaginé
en dos minutos
de furia mano desabrida.

X

Han escrito mi nombre
ellas, con la leche
de mis cuencos.
Sólo dio para iniciales,
ellas dijeron entre risas.
Tan poca cosa
para tanta tinta.

XI

Rosa, azucena,
margarita, jacinta,
    hortensia,
temblad de placer,
el jardinero viene a
podar vuestros pétalos,
succionar vuestro polen,
regar vuestras semillas,
dejaros marchitas
con tanta dicha.

XII

Retumbó mi cuerpo
de tan tremendo estallido
que a ella la ahogué
con metralla de pasión.

XIII

Envidio a los bebés.
Lloran para hartarse de pezones.

XIV

Amé profundamente su ano
que de tanto amarlo
me olvidé de otros juegos
menos delirantes
pero más cotidianos.

XV

Tuve un sueño
y quedé rendido.
Tuve otro sueño
y quedé exhausto.
Al tercer sueño
abrí los ojos,
ya no daba abasto.

XVI

Debajo de la mesa
sentí su pie desnudo
levantar el mástil
del barco varado
en el puerto de mi mujer.
Sólo pude soplar las velas
y embestir a sotavento,
para evitar el oleaje de proa
y el viento receloso de barlovento.

XVII

La conquisté a traición
y quedó tan hechizada
que de polvos viles
he de colmar su imaginación.


XVIII

Ella cabalgó sobre mí
con tanta fuerza
para domar al potro salvaje,
que del establo sólo
salió un obediente palefrén.

XIX

Nací con cinco vibradores
en cada mano,
que la Naturaleza se olvidó
de dotarme suficiente para el sexo
de lo otro más sano.

XX

He querido ser helado,
plátano, guinda y
espárrago.
Alimento para tu boca,
vicio para tu lengua,
juguete para tus labios.


martes, 15 de noviembre de 2011

REVOLUCIONES

Si fuera letra revolucionaría la palabra.
Si fuera palabra revolucionaría la frase.
Si fuera frase revolucionaría el párrafo.
Si fuera párrafo revolucionaría la página.
Si fuera página revolucionaría el libro.
Si fuera libro revolucionaría la bibilioteca.
Si fuera biblioteca revolucionaría los hombres
Si fuera hombre, y lo soy, revolucionaría....
Aquí ya se me acaba el argumento.
Como siempre
.

sábado, 12 de noviembre de 2011

LÁGRIMAS AL PESO

Lágrimas al peso. Lágrimas tenues.
Pupilas desechas por la vida.
El silencio es su peor grito.
Pulmones de caracol hirviendo
de sed, de hambre, de miedo.

Mi almohada siempe duerme de lado
y yo me escapo por la ventana
de mi conciencia maltrecha.
Esa foto no me ha conmovido
como ya no me conmueve nada.

Caigo cada noche en sus fosas
caigo de pie para no manchar
a mi esforzada sombra
que culpa tengo de esas lápidas
de piedra, barro y vergüenza.

Hoy he besado a mis hijos,
acariciado, abrazado cada minuto
de los otros no queda nada recordado
una portada, una imagen, un comentario.
Mis entrañas soportan su estertor
tan lejano, tan inútil, tan africano.

Dicen los poetas siempre malnacidos
que hay un río de versos quebrados
que desemboca en los márgenes
de un espurio poema inacabado
donde cada palabra se ahoga
eterna en su sísifo periplo
hacia las marismas del olvido.

Quizás nunca seré un buen marinero
ni habrá mariposas en el asfalto
pero cada noche apagó las voces
mortuorias de almas que han nacido
solo para poner rostro a la hambruna.

Y apago el interruptor de su agonía
tan fácil, tan terriblemente fácil
que los lamentos de sus madres
para dormir son la sintonía.

Soy un monstruo, pienso.
Son mis vecinos también.
O soy un hombre de bien.
O son mis vecinos, también.

Dame una moneda que se la daré
Dame pan y cebolla que se los daré
Dame leche y miel que se los daré
Dame ropa que se la entregaré
Dame limosna que se la enviaré.

Pero no me des su cuerpo,
sus ojos atormentados
ni su piel ajada,
no me des el pecado de
nuestra usura.

No pesa, pero estorba
No habla, pero ensordece
No respira, pero aturde
No mira, pero ciega
No toca, pero duele.

Lágrimas al peso. Lágrimas tenues.
Pupilas desechas por la vida.
El silencio es su peor grito.
Pulmones de caracol hirviendo
de sed, de hambre, de miedo.

martes, 8 de noviembre de 2011

ES UN HOMBRE DE BIEN

                      Es un hombre de bien, honrado y trabajador,
engaña en pequeñas miserias a Hacienda,
paga las letras de la vivienda y vota,
vota cuando se le ordena.

El está orgulloso de su ignorancia,
adora la televisión y el buen comer,
es solidario de tertulias de copa y puro,
como caballero deja paso a una buena mujer,

Pero que el negro no roce su puerta
ni el moro mire a la sangre de su sangre,
ni el pancho desee su empleo de precario,
ni el chino salga de la sombra de su negocio.

Llora por los niños africanos devorados por el hambre,
maldice la metralla y fuego que destroza entrañas,
pregunta por los hermanos al otro lado del charco,
pero que la Puerta del Sol sea una marea blanca

Dice que la libertad se pide no se gana,
que es mejor patear al débil, que unirse a él,
que el grito siempre puede a la bondad,
que el dinero no es todo, pero es suficiente.

Hoy pide venganza, exige destierros
y clama entierros en la pantalla,
manos negras hurgaron en sus bolsillos
un hierro gélido lamía su garganta.

Le dejaron con vida, robada su alma,
la maldad siempre se dibuja con otros colores
clamó, mientras huracanado  pedía cadalso
para la mugre que ensuciaba su casa