Páginas vistas en total

lunes, 19 de marzo de 2012

QUÉ MÁS ME PUEDEN QUITAR

He de decirte, compañero,
que algo me carcome el alma,
como si tuviera un fascista
dentro de mi cuerpo
reventando mis vísceras malas.

Qué más me pueden quitar
que de dar no me queda nada.

He de decirte, compañero,
que una noche me quedé sin balas
las tiré al río por miedo a sus alas
el enojo a las muy putas las carga,
la desesperanza, las descarga.

Qué más me pueden quitar
que de dar no me queda nada.

He de decirte, compañero,
que las palabras ya me amargan,
hasta las tildes me parecen una amenaza,
ni siquiera soy capaz de cortar
metafóricamente mis cadenas con una tenaza.

Qué más me pueden quitar
que de dar no me queda nada.

He de decirte, compañero,
que dejemos de escribir cartas,
solo quedan de remitentes las ratas,
ahì van a la cantina a beber
estas..estas estúpidas cabras.

Qué más me pueden quitar
que de dar no me queda nada.