Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2011

NACÍ CON UN ATAÚD EN LOS OJOS

Nací con un ataúd en los ojos. Mis pupilas ataudadas se abrieron a los gusanos hambrientos de sexo, al hedor de la vida en un cartel publicitario, a ese incensante rumor de las mariposas al parir alfileres, de la serpiente de bronce enrocada en un castillo de naipes, del mundo que come seso de ángeles; nací con el pecado de la muerte colgando del patíbulo de mi iris; y sonreí, jodido hijoputa, sonreí por respirar el terroso silencio de los cadáveres que buscan el foco de la televisión, el flash de la cámara fotográfica, las tres uve doble de la red, sonreí por comer ternera en casa de los pobres, sonreí porque tengo un ataúd por ojos (no azules, ni negros, sólo un marrón gastado por los deseos y los sueños), un ataúd que necesita alimento a cada momento; abro la tapa para buscar muertos, para masticar pesadillas y hacer la digestión de la sobremesa en un bar de putas babosas. Y no tengo miedo, la verdad es el postre de los imbéciles, de los que nacieron con ataúdes en las uñas de los pies y sólo tragan heces y sudor. Quiero vivir bien, una casa grande, un coche lujoso, una criada domicana, un chalé en la montaña o en la playa, corbatas, quiero corbatas, una ensalada de créditos, niños pocos, mujeres las justas; quedo yo, mi tiempo y mi testamento: Joderos pobres de mierda, ha nacido el mesías de la inanición, el fin de los tiempos llega y el reino de los ricos expulsará a los gandules de sus tierras. Queda el mar, ahogaros alimañas de nácar, queda el mar que no tiene estómago, sólo boca para tragar miserias; yo follo como un animal con el telediario henchido de hambre, follo con el ataúd de mis ojos abiertos de par en par, y qué orgasmo, jadeo con el rosario en las manos, con el dios hecho un taco, hay una patera en la bañera y zozobra entre los tiburones de mis manos; he nacido para mirar hacia otro lado, como miran los ataúdes en los nichos prefabricados, ja, ja, ja,  la muerte tiene un precio y debemos pedir préstamos onerosos para pagarlo.

jueves, 27 de octubre de 2011

VERBO PARA EL DESENCANTO

Todo pasó. Todo quedó

lo mismo (José Bergamín)


He limado la frase maldita
en el rincón de los ausentes

                VERDAD

Dos palabras unidas por la pasión
de una generación exenta
                                               Olor
a ceniza, incienso y hiedra
presagio de vacuos caminos

                 NADA

dos dardos vagabundos
hirieron mentes indolentes

     Sentí la LUZ

Cegado por un encadenamiento verbal
abrí la boca y exclamé: ¡es bonito!

                 Más que la

VIDA                                      MUERTE
           
Resurgió como un torrente de claridad
                                        Me sentí dueño
              del propio dolor
                                        de las palabrasucias

                 MáGiCo

Noche maldita frase maldita
            has logrado iluminar
                    un punto de luz
en el opaco horizonte
                                                 
       ¡Hay que hallarlo!
Tenemos todo un

F U T U R O                            I M P E R F E C T O
                       para encontrarlo



martes, 25 de octubre de 2011

ESNIFO CADA DÍA DIEZ MIL CADÁVERES DE NIÑOS


Esnifo cada día diez mil cadáveres de niños en una columna de la página doce del periódico.

No soy un genocida, pero lo parezco.
Esnifo esa apariencia de estulticia.


Esnifo cada día el hambre masticado por cientos millones de personas.

No soy un carcelero sanguinario, pero lo parezco.
Esnifo esa imagen escalofriante.

Esnifo cada día miles de madres inertes con su bebé recién parido en el sumidero de la pobreza.

No soy un puto asesino en serie, pero lo parezco.
Esnifo esa postura maloliente.

Esnifo cada día malaria, sida, tuberculosis, diarreas, cólera que no alcanza mi calle, mi casa.

No soy un hijodeputa hombre de bien, pero lo parezco.
Esnifo esa imagen de humanidad.

Esnifo cada día mi propia miseria moral en las esquinas de mi conciencia.

No soy poeta, nada soy, queda solo el verso herido.
Esnifo este simulacro de poema.

domingo, 23 de octubre de 2011

DIECIOCHO ROSAS ROJAS

(A mi padre)




















Padre, padre

Desde Punta Paloma he atravesado la mar
Acompañado por dieciocho rosas rojas,
Sus tallos eran proas hechas de violines,
Sus pétalos eran velas henchidas de besos.

Padre, padre

Llegué anciano a la playa de Bolonia
Buscando los aromas tangerinos,
Mi patio, mi casa, mi tierra mora,
Dejando atrás cenizas entre las dunas

Padre, padre

Pero no podía partir, mi aliento era una urna
Agonizaba aterido en la arena blanca
Con una noche tan oscura que
Hasta el faro de Trafalgar ciego maldecía.

Padre, padre

Entonces, a mis pies llegaron dieciocho rosas rojas
Con sus labios de llanto sereno
Con sus voces pidiendo mis manos
Para llevarme a casa con el levante de compañera.

Padre, padre

Ya no estaba solo en la playa
Sombras cálidas a mi vera
Me entregaban en silencio el cantar eterno
De mis dieciocho rosas rojas

Padre, padre

Ellas, una a una, nombraron mi nombre
Como solo pueden nombrarse con amor
Y la noche se hizo de día, el viento, brisa
Con las olas ya esperando mi partida.

Padre, padre

Nunca me sentí más alma que mar adentro
No tenía miedo, todo en mí era una obra viva,
Con mis dieciocho rosas rojas abrazadas
A la quilla de mi corazón embravecido.

Padre, padre

Y alcancé la orilla de la bahía de Tánger
Hecho de sal, arena y suspiros
En un viaje mágico del cual
Partí anciano y llegué niño.


Padre, padre

Llama a madre que ha llegado su zagal
Con las rosas rojas empapadas de caricias
Pídele un jarrón de porcelana y barro
Para conservar su aroma de despedida.

Padre, padre

Quiero dormir como se duerme al nacer
Sin angustia, sin temor, sin congoja,
Con la desnudez en sábana de seda
Con la ventana a la mar siempre abierta.


martes, 18 de octubre de 2011

TREN DEL AMOR

 


Cercado estoy de monstruos (Dámaso Alonso)


En el 0 I R E T N E M E C
los esqueletos juegan al parchís
con los trapezoides desenterrados
Gusanos cromáticos
se regodean entre el polvo de los osarios

Estoy                                             mortecino
                en el valle mortuorio

ellos quieren conducir
                                          el tren del amor
¡Deprisa, subid, subid, deprisa!
gritan                                            eco fatuo
                   DeStRuCcIóN
cadáveres entonan baladas románticas
en catacumbas lacradas con silicona

Ojos sublimes                                        te observan
                               pagarás caro
tu mirada                                                       infernal
                         ¡NO QUIERO!

Mente                sodomiza         al                 corazón

Espectros dormitan apareados en el silencio
de una ciudad sin guardias ni semáforos
¡Subid, subid
                        al tren del amor!
TOBOGÁN                                       ESTERCOLERO
                       Cerrad las pupilas
       los raíles nos conducen al camposanto



miércoles, 12 de octubre de 2011

HOY HE SONREÍDO A UNA MUCHACHA

 


Amanecemos piedras (Octavio Paz)

Hoy he sonreído a una muchacha
entre vidriosas almohadas de un hostal.

Propina que ella rehusó con un mohín de enojo
en ese rostro de lolita ajada por el uso diario.

¡Págame con dinero y déjate de sonrisas vanas,
págame, que he de encontrar otra alma
necesitada de alquilar un fruto lozano
para paladear jugos derrotados!

Putilla que se va altanera, llena de juventud,
tan engañada como sus gemidos de placer.

Abandona a este viejo sediento de vida
con sus cortas carnes descarnadas
y el esqueleto que se le escapa
por el desagüe del espejo que refleja,
en la habitación desolada, los tesoros
de una mañana mugrienta, como tantas otras.

Hoy he sonreído a una muchacha,
con la palma de mi mano he acariciado
su mejilla rebosante de existencia.

Sobrina carnal abandona el comedor
de la casa familiar, sin espejo, sin desagüe,
queda el rastro de su verdor en cada
rincón de la sala que huele a pastas y café.

Ella responde a mi propina con un mohín cómplice,
ya tiene para tabaco, copa y suelto en el monedero.

¿Dónde estarás lolita altanera, con tus senos
de albaricoques, duros y amargos a la vez?

¿Se acordará de mí, del pecho torvo que empujaba
con fiereza el aliento enfermo de un pene
desorientado entre tantos pétalos arrendados?

Hoy he sonreído a una muchacha
mientras sorteaba adoquines magullados
por suelas hechas de alas de mariposa y asfalto.

Sus ojos verdosos se cruzaron con
la mirada gris que sustenta mi día anterior.

Fugaz encuentro en una esquina distante.

Ella, con  pantalón ajustado y el escote incipiente
abierto por el pudor puritano del verano.

Siguió el camino elegido sin el titubeo de los viejos,
dejó atrás a los náufragos de un barco desvencijado
con sus hombros frágiles y ese culo que desconoce
la gravedad que ahoga, con tenacidad sísifa, a los adultos.

¿Dónde estarás lolita altiva con tu boca de muñeca,
refugio de marineros sin puerto ni bandera?

Te tuve por unos minutos, abrí tus puertas
con la llave de mi espuria billetera,
hurgué todas tus cerraduras con dedos
entumecidos por vaselina de marca barata.

Cabalgué sobre tu montura de porcelana
desnudo de normas y prendas morales,
azoté tu sexo con la brutalidad de mi dinero,
grité y te hice gritar por pura lascivia desatada,
eras mía entre tantos abrazos malnacidos,
quedé exhausto tras dejar mi rastro
en los surcos de tu rostro maquillado.

Pero no conseguí arrancarte una sonrisa
en esos breves segundos de confuso abandono,
entre sábanas ajenas y sudores enfermizos,
antes de marcharte por el desagüe
de un espejo cegado por la luz mugrienta
de otra mañana sedienta de vida.

Hoy he sonreído a una muchacha...
            Nunca me fue tan inalcanzable un sueño tan barato.


martes, 11 de octubre de 2011

VETE, LA PUERTA ESTÁ ABIERTA

 

Tú y tu desnudo sueño (Gerardo Diego)


El canario es libre de morir en la jaula abierta.
Balconada ciega.

Caminé, con la mirada incierta de los vivos.
Noche desestrellada.

Las farolas se besan sucias de carmín y polvo.
Mujer desnuda.

El teléfono tamborilea la misma canción torpe
Incienso laxo.

De madrugada, una navaja se afeita su hoja.
Ratas ebrias.

Sueños travestidos hacen la eterna calle mórbida.
Pescador veleta.

El canario es libre de morir en la jaula abierta.
Sonámbula puerta.

lunes, 10 de octubre de 2011

TODO ESTÁ MUY CLARO



Gloria, poder, historia, lengua, están de mi parte
acá
en la soleada terraza de mi casa, más cerca del cielo
que de aquella pareja de risas y besos escondida
abajo
en la penumbra del portal.

Victoriosos de una guerra sin héroes, celebramos el triunfo
con gritos de júbilo; alguien dice:
Emparedar
a los enemigos desdentados en el sumidero de sus almas.
Nunca escucharemos sus gritos débiles moribundos.
Nunca.

Paz, libertad, bienestar, justicia, están de mi parte
acá
en el holgazán camastro de mi conciencia, sordo
a los lamentos rutinarios de otro mundo
allá
donde hay menos pan que vida.

Sin lucha no hay dolor, el miedo se encalla en el fondo
de una sopa caliente.
Envejecerán las letras de estos versos lánguidos
y seguiré con las pupilas huérfanas
de estrellas fugitivas.

De la idea a la palabra; de la palabra a la idea,
el hombre en medio
sólo capaz de saciar su sed en la fuente envenenada
con deseos espurios.

Ni una gota de sangre merece la pena
llorar por ella;
ni la mía, tan ínfima, sepultada algún día ya mustia
en atardeceres de internet.

Mañana, igual día que ayer esperaba para hoy,
el alba será arrojada
a una gris papelera. Y tú, y yo, y todos nosotros
pidiendo la cuenta
para saldar nuestras ilimitadas deudas con el verdugo.



viernes, 7 de octubre de 2011

NO TIENES CORAJE

No tienes coraje. Me grita como se grita a un perro malherido. A tiro de piedra. Hurgo en los bolsillos de los pantalones con el ansia desbocada de mis manos, que no hallan nada ni hoy, ni ayer, ni en los últimos días, ni en los últimos meses, ni en los últimos años. Ni una puta brizna de coraje. Lástima de gritos. España es un país de gritos, clamó Pla. Pero estos gritos no se los lleva el viento, me los escupe a la cara el malnacido de Eolo. Pero esta vez no pongo la otra mejilla, la alquilo a quien quiera vérmela partida. La primera mejilla me la partieron gratis, de una ostia que ni la vi venir, aunque llevaban treinta años preparándola. Un pedazo de gilipollas, eso era antes de que me pusieran la vida en rebajas. Ahora, soy un  gilipollas revenido, con los colmillos no retorcidos, sino doloridos. Ya se ha cansado de mí silueta arabesca. Es lo que pasa con los pobres, un momento está bien, como las mascotas, pero que no ocupen tu acera. Mejor, debajo de los puentes, como sombras esquivas del tráfico humano. La calle está vacía. Mi alma también va en cueros. No tengo coraje, me dijo el cabrón. Puto mamón, si tuviera cojones…otro gallo nos cantaría las noticias. Pero el coraje me lo dejé en casa, desgraciado, hace mucho tiempo, cuando el telediario me despidió al trastero de la historia de una patada en todos mis huevos pelados…pelados indecentemente, eso sí…

jueves, 6 de octubre de 2011

LLUVIA MORTUORIA


Desperté a la noche
                                   con gemidos perrunos
las sábanas eran pesadas losas

ABRÍ LOS OJOS Y VI

Manecillas oscuras en un reloj cristalino
Tic,tac,tic,tac,tic,tac,tic,tac,tic,tac,tic,tac
la calavera rodó por el suelo marmóreo
a los pies de la cama

                                                      Derrotado
lloré, lloré
                  como quien aspira la niebla
                                                                   sin ver nada.
ODEIM

Olfateé la brisa cargada de luto de un camposanto
sentí despeñarme en un precipicio de letrasucias
                        y me quedé otra vez dormido
                                                                           Cansada la noche
escupió luces malsanas a las descoloridas persianas
ADIV
Ella seguirá tecleando la novela
                                                       “Ayer llovió, hermano”,
                                                       dijo el coro de loros
Sentí pánico,
                      el alma con las encías pegadas al cristal de la ventana
Gotas de rocío derribadas
                                               por las nubesucias,
presagio de que ella esparce los primeros desperdicios de mi triste

                                   A I C N E T S I X E

miércoles, 5 de octubre de 2011

¿POR QUÉ YO?

¿Por qué yo? ¿Por qué mis hijos? ¿Por qué mi familia? ¿Por qué ahora llaman a mi puerta? ¿Qué les he hecho? He cumplido mi parte. Durante treinta años me he despreocupado del mundo; quizás, alguna pincelada, algún brochetazo a la miseria para contentar a la conciencia, pero nunca he preguntado más de lo necesario, ni he molestado a nadie, solo he intentado mantener mis alforjas lo más llena posible, como cualquier ser humano, sin hacer daño a nadie….¿Por qué ahora me piden cuentas? Eso era cosa de otros, de los africanos, de los sudamericanos, de los asiáticos, de los pobres de Estados Unidos; pero ostias, a mi me contaron otro cuento y era real, lo vi en mis manos: en el coche de alta gama, en la casa hipotecada, en la segunda residencia hipotecada, en los viajes a los países exóticos, en disfrutar de la nueva tecnología, de los colegios privados concertados, de los planes de pensiones, de las inversiones en bolsa, del seguro médico desgravado, de una mesa en un restaurante con tanto renombre, de ser clase media con un solo grifo en casa y creérmelo, trabajar por cuenta ajena y votar a la derecha, era todo perfecto, cuadraba el círculo, mis deudas estaban en el mundo de los sueños…y de pronto, todo era un castillo de naipes, naipes marcados, trucados y gastados por el tiempo. Ahora, asustado, pido cuentas a todos, menos a mí. Yo he sido engañado, estafado, timado y ahora sableado, chantajeado, defraudado…yo no he hecho nada, por dios, soy inocente de tanta avaricia, de tanto egoísmo, de tanta codicia, mezquindad y ruindad…solo me he dedicado a vivir lo mejor posible en mi pequeña parcela privada, cumpliendo con la ley, así que dejadme, es indignante…dejad de llamar a mi puerta…llamar a las de siempre…soy un ciudadano de bien, con mis derechos, joder…YO NO SABÍA NADA…..

martes, 4 de octubre de 2011

LA NANA DE LA CAMA



(Para mis hijos, mi universo)


ENTRE MAGOS, COCODRILOS,
PRINCESAS Y PIRATAS
DOS HERMANOS JUEGAN
CADA NOCHE A CONSTRUIR
UN CASTILLO DE PALABRAS

CON SUS ESPADAS, SUS MUÑECOS
Y SUS BESOS ES EL MOMENTO
DE PEDIR A PAPA EN SU
TRONO DE LOS SUEÑOS
¡CUÉNTANOS UN CUENTO!

Y PAPA SE LOS CUENTA
PORQUE SON TODO SU UNIVERSO
ABRE LA PUERTA A LOS DESEOS
Y UN NIÑO SE ESCAPA ALEGRE
DE SUS LABIOS AHORA TIERNOS

LOS HERMANOS RÍEN,
LAS CAMAS SON MONTAÑAS,
EL CUARTO UNA MAR
DE SIRENAS Y MONSTRUOS
LA NOCHE, SEDA Y SÁBANA

HOLA DON QUIJOTE,
DÓNDE ESTÁS SANCHO,
LOS HERMANOS PIDEN AHORA VERSOS
PORQUE A PAPA YA SOLO
LE GUSTA DARLES BESOS

A DORMIR NIÑOS
LE PIDE SU PAPÁ EN SU
TRONO DE LOS SUEÑOS
PERO ELLOS DICEN
NUNCA HAY FIN EN NUESTROS CUENTOS

LA LUNA YA LES ARROPA
COMO A UN LIBRO SUS HOJAS
DUERMEN, BENDITOS ELLOS,
CRISTINA Y JAIME
JAIME Y CRISTINA
ESTE ES VUESTRO POEMA Y CUENTO






lunes, 3 de octubre de 2011

IMÁGENES DESESPERADAS



La anciana desdentada
                                       busca un falo perdido
en su viaje sin retorno.

            Ideas desnudas
            gritan histéricas
                                      en calles
            silenciosas
                               sin tráfico
de la muchedumbre.


            ¡QUE PAZ!

La paloma devora
entrañas del bebé
que sonríe al
fotógrafo de
plástico con
cámara de oro ley.

Mañana es domingo cotillean los periódicos
habrá disparos en las cloacas del reino
donde duerme el viejo bobo de nuestros cuentos
con su nostalgia perruna de joven caballero.
                                                                                  Allá él.

            Munición para los ricos.
Una jaca negra
                        Para fustigar a los saciados ancianos.

ODIO ESTOS AMANECERES DE TELEDIARIO.